Sahar

Amor a la Inspiración

Sahar es el nombre que me inspiró para expresar todo lo que manifestaba en mi danza durante un extendido tiempo de experimentación y creación. Sentía que esa danza brotaba a través de mí como el verde de primavera. 

La llamada era a despertar. El profundo interés que siento por la mística, el mito, la música o la danza eran y son inspiración y fundamento de Sahar

En ese despertar alquímico, sentí cada movimiento hablarme. Cuando hacía meditación a través de la danza los gestos naturalmente tendían a la sanación. En el Sahar, cada persona descubre y despierta su movimiento según lo siente y canaliza. 

Las Danzas del Sahar honran en su esencia la antigua sabiduría y los eternos linajes, el espacio donde se danza es sagrado, y nuestro cuerpo-canal danza en ofrenda, practicando la «audición álmica»

Sahar es un acto ritual, aparece en las danzas en círculo, de rueda, los movimientos de trance o la activación de fuerzas y centros.

Ofrece la posibilidad de recordar la esencia, sabiduría y memoria antigua de cada una y de todas. Nos ayuda a ofrecernos como raíz a la Tierra, como oído al Alma y volar ligeras en el reino del espíritu. 

He danzado durante toda la vida, especializada en flamenco y más tarde experimentando en otros estilos de los que seguiré aprendiendo, pero llegó un momento en el que fui consciente de que mi ser anhelaba una danza de corazón, de entrega, algo diferente. 

Navia y Astrild son dos guías, Musas, Diosas que inspiraron el viaje profundo hacia la experiencia del Sahar. A través de ellas descubrí los dones ocultos o perdidos de mi cuerpo, es por ello, que hoy mi danza lleva sus nombres.